Buscar

MÁS DE 1800 VÍCTIMAS DEL CONFLICTO ENCONTRARON EMPLEO EN MEDIO DE LA PANDEMIA


La Estrategia Integral de Inclusión Laboral para Víctimas del Conflicto Armado 2020-2021 de la Unidad del Servicio Público de Empleo logró la colocación de 1804 personas en empleos formales.

50 pequeñas, medianas y grandes empresas de 18 departamentos se vincularon a la Estrategia que es apoyada por USAID y OIM.

19 agencias de empleo autorizadas por la Unidad del SPE del nivel nacional participaron con procesos de formación, identificación de población y alternativas de mitigación de barreras para acceder al mercado laboral.

El 60% de las víctimas que accedieron a empleos son jóvenes, entre los 18 y 28 años.

Bogotá. 24 de mayo de 2021. Con 1804 víctimas del conflicto colocadas en empleos formales cierra la Estrategia Integral de Inclusión Laboral para Víctimas del Conflicto Armado 2020-2021 de la Unidad del Servicio Público de Empleo (SPE).

Este resultado fue posible gracias a la vinculación de 50 empresas de 19 departamentos del país que recibieron apalancamiento de costos laborales. La Estrategia es un esfuerzo por promover la reactivación económica en medio de la pandemia del COVID-19 y por contribuir a la empleabilidad de la población víctima del conflicto y de grupos étnicos, y cuenta con el apoyo de los Programas de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas e Inclusión para la Paz de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) implementados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La Estrategia inició el 12 de octubre del 2020 con una convocatoria dirigida a las agencias y bolsas de empleo autorizadas por la Unidad del SPE y a empresarios, tras lo cual 85 compañías manifestaron su interés de vincularse mediante la contratación de víctimas del conflicto y ser beneficiarios del apalancamiento de costos laborales y acompañamiento psicosocial. Al cierre de la convocatoria, 50 pequeñas, medianas y grandes empresas (de los sectores agricultura, confecciones, servicios y construcción, comercio al por menor, alimentos y vigilancia, entre otros) culminaron exitosamente el proceso.


Las compañías participantes recibieron apoyo técnico para la contratación y para la identificación y mitigación de barreras de acceso al mercado laboral que tenían las víctimas buscadoras de empleo. Adicionalmente, la Estrategia contó con el acompañamiento de un equipo de profesionales en territorio que identificaron las oportunidades de empleo y funcionaron como enlace entre la Unidad del SPE, las empresas y las víctimas del conflicto.

La Estrategia hizo un esfuerzo por vincular todo tipo de empresas micro, pequeñas, medianas y grandes, para propiciar la reactivación económica en el contexto del COVID-19. Las empresas participantes contrataron desde una persona y otras, cientos de víctimas, y la mayoría contrataron entre 1 y 5 trabajadores. Esto evidencia el compromiso por parte del sector empresarial en la generación de oportunidades para todos, aún en tiempos difíciles como los que ha traído la situación de pandemia.

“Una de las premisas que plantea la Estrategia Integral de Inclusión Laboral es el reconocimiento de las grandes cualidades de los trabajadores, de su historia y su cambio y evolución a través del proceso. Por ejemplo, su alta capacidad de gestión y sus actitudes asertivas. Esto las convierte en candidatas idóneas para dinamizar procesos de innovación al interior de las empresas”, afirma Angi Viviana Velásquez, Directora de la Unidad del Servicio Público de Empleo.

De las 1,804 víctimas ubicadas en un empleo formal, la mitad son mujeres (50.9%), alrededor del 30% pertenecen a grupos étnicos y el 55% jóvenes de entre 18 y 28 años.





La implementación de la Estrategia durante el 2020 no fue una tarea fácil, sin embargo, su éxito muestra el compromiso e interés del gobierno nacional, la comunidad internacional y el sector privado para trabajar decididamente por la inclusión laboral de las personas víctimas del conflicto armado y de las personas pertenecientes a grupos étnicos. La estrategia logró un impacto a nivel territorial en 18 departamentos y 32 municipios donde con cada oportunidad de empleo se transformaron las vidas de personas y familias, y también se contribuyó al desarrollo local.


Las 50 empresas que se vincularon accedieron a un apoyo económico (por única vez) para el apalancamiento de costos laborales por valor de $1.470.986 por cada víctima contratada, facilitando su contratación. De igual manera, las 1804 personas víctimas del conflicto armado que resultaron beneficiadas recibieron apoyo para la mitigación de barreras, orientación laboral, y procesos de formación a la medida, así como acompañamiento psicosocial en el proceso de inserción laboral, que derivó en un contrato formal de trabajo de por lo menos 6 meses.

El esfuerzo y compromiso de estas compañías y la resiliencia de las víctimas del conflicto serán reconocidos el próximo 26 de mayo durante el evento “Empresas Incluyentes: El camino de la integración laboral de las víctimas”. El encuentro, realizado en alianza con Portafolio, será un espacio de reflexión acerca del papel del empresariado en la construcción de un país más equitativo y en paz. El evento será transmitido en vivo a través de la página web y redes sociales del Diario Portafolio. Si usted es empresario y desea conocer cómo hacer una estrategia de inclusión laboral en su empresa, regístrese aquí:


Acerca de la Estrategia

La Estrategia de Inclusión Laboral responde a la experiencia del Modelo de Inclusión Laboral con Enfoque de Cierre de Brechas, que la Unidad del Servicio Público de Empleo ha venido implementando desde 2016 con el apoyo de USAID y OIM y, tiene como objetivo promover la colocación de víctimas del conflicto armado y promociona el uso masivo del Servicio Público de Empleo como el canal formal para la publicación de vacantes.